Baleares recibe a los primeros turistas tras tres meses de aislamiento

Una experiencia piloto dio inicio hoy en las Islas Baleares con el aterrizaje de los primeros 189 turistas alemanes, mientras el resto del país aguarda hasta el 21 de este mes la reapertura del turismo.

Después de tres meses y medio sin un solo turista han llegado a Mallorca los primeros visitantes alemanes dentro de un plan piloto, una especie de ensayo para poner a prueba los protocolos y las medidas higiénicas de este verano marcado por el coronavirus.
Con veinte minutos de retraso aterrizaba en el aeropuerto de Palma el avión procedente de Düsseldorf. Decenas de periodistas y reporteros gráficos les esperaban para cubrir la noticia de la llegada de los primeros turistas de la era COVID-19.
A su llegada ,alguno de estos primeros turistas mostraban su alegría por poder disfrutar de unos días de vacaciones: “Nos sentimos muy seguros y como si fuésemos VIP. Es muy bonito estar aquí después de esperar tanto tiempo” aseguraba uno de los visitantes, confiado en que tendrá una estancia segura.

No se hará test ni en origen, ni en destino

A la llegada a los aeropuertos de Baleares deberán responder un cuestionario sobre su estado de salud y se les tomará la temperatura con unas cámaras térmicas que se estrenan para la ocasión.
Deberán indicar donde pasarán su estancia, siempre de un mínimo de cinco noches, y estar localizables. Los turistas no tendrán que cumplir la cuarentena de 14 días. Tampoco se les va a exigir ninguna prueba PCR, ni en origen ni en destino. Solo se les hará un test si presentan síntomas.
¿Qué pasará si se detecta que un turista está contagiado de COVID-19? Si detectan un positivo, se aislará con sus familiares o acompañantes. Siempre que no requieran un ingreso hospitalario, el Govern balear ha habilitado once establecimientos de apartahoteles preparados para que pasen la cuarentena.
Los visitantes proceden de estados alemanes con una tasa de infección similar a la de Baleares, un máximo de 9 casos por cada 100.000 habitantes en la última semana. Es decir, no pueden llegar, por ejemplo, ni de Berlín, ni de Múnich.

Una excepción en España y en Alemania

La llegada de estos turistas alemanes dentro del plan piloto es una excepción a las restricciones de movilidad que contiene el decreto del estado de alarma, aún vigente en Baleares. Las fronteras españolas siguen cerradas y no se puede entrar salvo por causa de fuerza mayor. Sí que están permitidos, desde la semana pasada con la entrada en Fase 3, la movilidad entre islas, lo que ha permitido un incipiente turismo local.
También es una excepción en Alemania porque su Gobierno mantiene las restricciones para viajar a España hasta el lunes por falta de reciprocidad y la cuarentena obligatoria a todos los viajeros que llegan del extranjero.
Estaba prevista la llegada de 10.900 alemanes dentro del plan piloto pero la apertura de las fronteras una semana antes de lo previsto recorta su duración a la mitad. Este plan no ha convencido a las Islas Canarias, que han decidido no sumarse porque consideran que no reúne suficientes garantías de seguridad. Su Gobierno pide que los turistas lleguen con una PCR realizada en su país los días previos.

Baleares, una de las economías más afectadas

Las Baleares pidieron el cierre de puertos y aeropuertos cuando empezó la crisis del coronavirus en España. Esta medida permitió controlar la epidemia, sin desbordar la capacidad de sus UCIs y centros hospitalarios, pero también es uno de los territorios más afectados por la crisis económica.
El Govern prevé una caída del 30% del PIB y en el mes de mayo el paro prácticamente se duplicó respecto al año anterior en Baleares. Por eso, con esta reapertura se pretende de dar un pequeño balón de oxígeno a la economía.
Cada verano llegaban cuatro millones y medio de alemanes. El archipiélago recibe cerca de uno de cada cuatro extranjeros que escogen España para pasar las vacaciones. Solo entre junio, julio y agosto, son más de seis millones y medio de visitantes que este año, por culpa del coronavirus, se pueden perder.
Los turistas que llegan hoy encontraran una Mallorca muy distinta a la de veranos anteriores, por lo menos esta primera semana. Los años precedentes se había avivado el debate sobre la masificación turística. Hoy, por las calles del centro de Palma se pasea sin aglomeraciones, también en las playas solo hay residentes y el confinamiento ha dejado unas aguas turquesa cristalino.

Fuente: https://www.rtve.es

15/06/2020

Artículos relacionados

Patagonia exhibe su potencial turístico en Mar del Plata

Patagonia exhibe su potencial turístico en Mar del Plata

La región estará participando del Espacio Federal de Turismo en Playa Grande con el fin de incentivar el turismo nacional en uno de los clásicos destinos más convocantes del verano. Del 3 al 9 de febrero Patagonia estará desplegando sus atractivos ante marplatenses y...

Ciudadanos Viajeros es tu sitio web de turismo, viajes, cocaciones y más. Te traemos las últimas promociones y tendencias en viajes.

Recibí todas las novedades y ofertas en tu correo