La ciudad post-covid será sostenible, inteligente, creativa, benevolente y, ¡mucho menos turística!

Así la describe esta nota del medio francés Tourmag.com que analiza cómo algunos destinos turísticos se han tomado este compás de espera para replantearse el modelo de ciudad que quieren sus habitantes.

En el corazón de la epidemia, las ciudades turísticas han cambiado su rostro y algunas aún tienen las cicatrices de este período doloroso que las privó de una impensada ganancia económica. Ya emprendieron el camino de reformas esenciales tanto en términos de movilidad como de lucha contra el calentamiento global y la contaminación ambiental, las más turísticas entre ellas están intentando repensar su turismo, mientras buscan proteger su economía. Pero, las soluciones no son revolucionarias.

Vivimos un período extraño, el mundo está cambiando ante nuestros ojos, para bien o para mal, dependiendo del día y el nivel de información recopilada sobre este maldito virus que, a pesar de una feroz lucha, continúa burlándose de nosotros.
En este universo que sufre, con un futuro que es al menos incierto, algunos todavía hacen las valijas y cambian de aire, otros, como de costumbre, se quedan en casa (y hay muchos: casi el 40%) mientras que una parte todavía duda: ¿hacia qué cielos volverse? ¿Más allá de las fronteras quizás? Pero, dónde? Las medidas de confinamiento parcial en un país como España fomentan la cautela e incluso la desconfianza.
Sin embargo, la última moda de nuestros colegas periodistas que consiste en la descripción de la pandemia como la mejor manera de luchar contra el “overtourism” debería tranquilizarnos.
Sí, en estos tiempos difíciles: Venecia, Roma, París, Ámsterdam, Barcelona… aparentemente se están volviendo frecuentables y merecen (según ellos) una corta estadía que prometen será relajada, tranquila, casi íntima.
Finalmente, un recorrido casi en solitario, en calles despojadas de sus “turistas”, solo con la presencia de personas como tú y yo, es decir, personas de buen comportamiento que no se agrupan, no tiran papeles al suelo, visitan museos en silencio, se visten decentemente y, por lo tanto, no merecen el calificativo sombrío y peyorativo de “turistas”.

… Si esta imagen idealizada es parcialmente cierta, sin embargo, no oculta los nuevos clichés producidos por el turismo urbano en este verano de 2020, algunos de los cuales tienen como autor la realidad de la pandemia, mientras que otros provienen más sabiamente de políticas implementadas por las ciudades antes del Covid.

¿Qué clichés son estos?

El turismo urbano cambió

Detrás de las máscaras más o menos reconocibles en rostros cuyo origen y expresión son cada vez menos obvios, las valijas con ruedas que tintineaban en las veredas de ciertos vecindarios son ahora vestigios de un pasado que nos suena a remoto.
Los turistas son extremadamente raros por todas las razones que conocemos, y los alrededores de los hoteles grandes y pequeños, que alguna vez tuvieron un intenso movimiento de gente, ahora están en silencio.
Los alrededores de los museos también vuelven a la calma como en ciertos días de huelga general.
Y los taxistas nunca han estado tan ociosos. Por otro lado, las plazas, veredas, calzadas se han transformado en vastas terrazas de restaurantes y bares, algunos de los cuales se levantan en plataformas más o menos floridas y decoradas, afortunadamente ayudando a relajar la atmósfera.

Otra observación: la innegable multiplicación de los carriles para bicicletas, la multiplicación de ciclistas y, por desgracia, la de los scooters de reparto que hacen la vida imposible para los peatones y los automovilistas obligados a controlar de cerca a los autores de una nueva forma de crimen urbano que consiste en no respetar el código de circulación ¡tan sólo por conducir sobre dos ruedas!

Un turismo nocturno devastado

¡Lo peor! “Sin música, la vida es un infierno, un caos”, dijo F. Nietzsche. ¡Podríamos parodiar al filósofo escribiendo que “sin música, la ciudad es un infierno”. No más grandes conciertos (incluso en parques y jardines), discotecas, bares nocturnos tecnófilos que extienden a sus clientes y sus sistemas de sonido fuera de los locales.
Más tranquila, la noche que volvió a dormir es especialmente más triste. Y, los jóvenes juerguistas se ven sombríos. Solo los habitantes de las ciudades con oídos sensibles parecen contentos con esta metamorfosis inesperada.
Otros cierres que nos llenan de tristeza: los de las tiendas en los distritos dedicados a las compras: una de cada 2 tiendas ha cerrado en el Boulevard Saint Michel en París, incluidas las principales marcas.
Ciertamente, algunos mercados de pulgas están reinvirtiendo en las calles, pero ¿es una buena idea? Los clientes tienden a rechazarlos. Solo las Galerías Lafayette están haciendo un buen negocio al declarar haber encontrado el 50% de sus clientes, entre los cuales una buena parte de los parisinos que redescubren esta tienda icónica.

Un nuevo modelo económico

Perdiendo atractivo debido a la epidemia, la ciudad turística ha entendido que podría aprovechar inesperadamente esta crisis para repensar su turismo. Un hecho obvio que muchos profesionales aprueban, en particular a nivel cuantitativo.
Así, Barbora Hrubá, de la Agencia de Turismo de Praga, explicó al periódico inglés “The Guardian”, al unísono con Xavier Marcé, un gerente de Turismo de Barcelona y Paola Mar de Venecia: “no queremos más turistas, ¡Queremos más visitantes!
El cambio en la terminología dice mucho. El turista ya no tiene los favores de los funcionarios electos. Pero, cuando sabemos que Barcelona tuvo 30 millones de turistas en 2019, Venecia: 25 y Ámsterdam: 19 millones … podemos apreciar mejor las dificultades económicas que puede causar este tipo de cálculo.
Especialmente porque las recetas que se implementarán para limitar los flujos ya se han probado y no han producido los milagros esperados.

Por lo tanto, en el campo del alojamiento, uno podría notar como un efecto beneficioso: la marcada disminución en los alquileres en Airbnb. En Venecia, incluso se informa que los propietarios pueden firmar un acuerdo con la ciudad para dar cabida a los estudiantes.
Ámsterdam, Barcelona y Lisboa también han tomado medidas emblemáticas de este nuevo estado de ánimo al limitar los alquileres, expulsarlos del centro de la ciudad, volver a comprarlos… con el primer resultado de un aumento en la oferta de alquiler tradicional. ¿Por cuánto tiempo? Ahí está la pregunta.

Ricardo Gómez Angel en Unsplash

Sobre los cruceros y sus gigantes embarcaciones, también estamos pensando en un futuro mejor. Marsella, como hemos dicho, está electrificando sus muelles y Dubrovnik ya estaba limitando el número de escalas.
Desviar flujos a sitios menos congestionados también es una solución considerada por algunos. Por lo tanto, Venecia ha establecido la “sala de control inteligente”, se supone que un sistema de monitoreo de flujos los redirige a lugares menos congestionados y siempre evoca el pago de pórticos para ingresar a la Plaza de San Marcos.
Pero, en esta área, el juego no se ha plenteado correctamente ya que ciudades como Barcelona y Venecia reciben muchos “excursionistas de un día”. También estamos pensando en distribuir los flujos a lo largo del tiempo. ¡Un reclamo eterno acerca de la prolongación de la temporada!
Finalmente, las autoridades de Barcelona (donde las aerolineas low cost representan 4 millones de llegadas) resuelven pensar que el mercado de bajo costo tendrá que cambiar. Y esto por dos razones: por un lado, porque el sector de la aviación está en crisis y por otro lado porque se está repensando la relación con la movilidad…
Una actitud algo idealista. Por mi parte, no me parece que la industria de las aerolíneas mejorará una vez que la crisis haya pasado. Si los viajeros evitan el bajo costo, será más por comodidad que por idealismo.

Comercialización más objetiva para ciudades solidarias y sostenibles

En términos de promoción, algunas ciudades también admitieron haber recortado sus presupuestos y dejaron de promocionarse.
Este es el caso de Ámsterdam. ¿Hasta cuando? Pero, tal vez podríamos considerar especialmente implementar una de las recomendaciones de la Convención de los Ciudadanos que obliga a los anunciantes a mencionar en sus anuncios el daño que sus productos causan al medio ambiente.
Caso contrario, podríamos mencionar que las políticas de la ciudad durante más de una década no han esperado a que esta crisis combata sus enfermedades ambientales.
En el área de la sostenibilidad, reconozcamos que la mayoría de las ciudades tienden a volverse verdes nuevamente, a reducir la velocidad, a recuperar espacio para sus habitantes, a compartir sus jardines y espacios de trabajo y ocio, a refrescarse, a estar más limpios, más asequible, más inteligentes (en términos de estacionamiento, movilidad sustentable).
No olvidemos ni la seguridad ni la necesidad de que las ciudades superpongan medidas de salud sobre las medidas de seguridad esenciales para luchar contra la amenaza terrorista que lamentablemente no ha desaparecido.

Evitar el monocultivo turístico evitando los excesos

Por lo tanto, todo lo que queda es modificar la economía de las ciudades de su monocultivo turístico, lo que resulta poco rentable para readaptarlas a su población local, sin caer en los excesos.
De hecho, los excesos son posibles. Por lo tanto, el nuevo alcalde de Lyon ha indicado en su campaña que promete promover el turismo de negocios en la capital de la Galia en el área circundante y no internacionalmente, para evitar vuelos de larga distancia que sean demasiado contaminantes.
¡Los cambios bruscos como podemos ver, son arriesgados!
Una visión más realista es la del ayuntamiento de Valencia en España, que indicó que quería convertirse en el primer destino turístico neutral en carbono al reducir y compensar sus emisiones de CO2.
¡Una excelente iniciativa que inevitablemente debera ser emulada!

Por Josette Sicsic, Directora y editora en jefe de “Touriscopie”, un organismo de vigilancia sociológica y de marketing para profesionales del turismo y el ocio. Para https://www.tourmag.com

24/07/2020

Artículos relacionados

Salta distingue a Municipios y prestadores en Calidad Turística

Salta distingue a Municipios y prestadores en Calidad Turística

La Provincia distinguió y premió hoy a los municipios y prestadores turísticos que durante el periodo 2022 participaron de los distintos Programas de Gestión de Calidad a nivel provincial y nacional. En los últimos años la actividad turística en la provincia de Salta...

Ciudadanos Viajeros es tu sitio web de turismo, viajes, cocaciones y más. Te traemos las últimas promociones y tendencias en viajes.

Recibí todas las novedades y ofertas en tu correo