May
2024
25
May
2024
25
Sábado partly_cloudy_day 7 °C

Tras los pasos de Darwin en Puerto Deseado

14/11/2019 00:07 Hs.

Tras los pasos de Darwin en Puerto Deseado

Compartí esta nota

En su expedición a bordo del HMS Beagle, en la Navidad de 1833, el naturalista inglés Charles Darwin acampó en Puerto Deseado. Su travesía quedó eternizada en minuciosos apuntes diarios y en precisos dibujo. 186 años años después, el famoso recorrido se convirtió en una excursión muy demandadas por visitantes que ansían volver sobre los pasos del hombre que revolucionó la historia.

El “Campamento de Darwin” está ubicado hacia el sur de la ciudad de Puerto Deseado, a una hora y media de viaje en camioneta. La estancia data del siglo XIX y actualmente es actualmente con energías renovables.

Los turistas pueden optar entre dos modalidades de excursión: una de día completo y otra de pernocte, que se extiende a tres días y dos noches. Darwin se sorprendió en aquel arribo de diciembre de 1833 con los cantos rodados, los altos cañadones y la vegetación rastrera del lugar. Poco ha cambiado de aquel paisaje mencionado.  Para preservarlo, se trabaja con contingentes reducidos.

Darwin en Puerto Deseado

En el diario de viaje de Charles Darwin hay un capítulo dedicado exclusivamente a su estadía en Puerto Deseado, “la Galápagos Patagónica”, en la Navidad de 1833. Con sorpresa, el naturalista supo considerar a este lugar como el más alejado del mundo, una grieta de rocas en medio de la inmensa llanura.

El científico se asombró con restos fósiles encontrados en este lugar, que lo llevaron a indagar sobre la extinción de las especies y sus causas. Y particularmente, también tomó nota de las aves que no vuelan y a partir de su observación del ñandú, el pingüino y el pato vapor, profundizó su análisis sobre la adaptación al entorno.

El mirador desde el cual Darwin contempló y analizó la naturaleza que lo rodeaba aún perdura como un atractivo único para visitar.

Un desayuno con té, café, mate, leche con chocolate y budines caseros o pan con mermelada y manteca, llena de fuerzas a los viajeros para emprender la jornada. En camioneta, la excursión continúa 12 kilómetros hacia el este, donde se encuentra el campamento, con un mirador panorámico, las cuevas con las pinturas rupestres, armazones de piedras gigantes de 50 a 60 metros de altura.

Otro atractivo de este recorrido es la visita a un viejo almacén de ramos generales, que por la década de 1920 le perteneció a José Font, Facón Grande, mártir de las huelgas rurales patagónicas de 1921, que se relatan en la película “La Patagonia Rebelde”.

Guanacos, choiques, maras, liebres patagónicas pueden llegar a observarse en esta excursión. A veces también se puede ver algún puma, zorros colorados, zorros grises. El avistamiento de aves en este lugar es deslumbrante.  .

Aventuras en canoa o kayak son algunas de las opciones para recorrer la costa serpenteante del río. En tierra uno puede disfrutar de paseos en bicicleta o cabalgatas. 

La recomendación: arribar con los sentidos en alerta, una cámara de fotos o smartphones para retener lo que se va viendo y llevarlo de recuerdo… Pero por sobre todas las cosas, llegar con la expectativa de vivir la naturaleza en su estado más puro y convivir armónicamente con ella.

¡Sumate a nuestras redes!
Facebook
1.6k
X (Twitter)
1.7k
Instagram
5.6k
Enlace Turístico
por Canal Metro
Domingos 20:30 hs