May
2024
23
May
2024
23
Jueves clear 10 °C

Cayo Santa María: arena, sol y un mundo bajo el agua

01/01/2020 19:06 Hs.

Cayo Santa María: arena, sol y un mundo bajo el agua

Compartí esta nota

Cuba es uno de los destinos más codiciados si hablamos de playas. Los Cayos no solo abarcan sus increíbles paisajes costeros y el característico descanso sin preocupaciones, sino además la posibilidad de conocer muy de cerca una dimensión diferente y conectarse con la naturaleza. ¿De qué se trata?

Cayo Santa María es una pequeña isla de 16 kilómetros de largo y dos de ancho en la Bahía de Buena Vista, en las afueras de la Costa Norte de la isla principal de Cuba. Forma parte del archipiélago Jardines del Rey, que fue declarado por la Unesco como reserva natural debido a su alta biodiversidad y endemismo, con numerosas especies de singular belleza.

Los viajeros se acercan hasta esta pequeña isla para retozar al sol y nadar en las brillantes y azules aguas. Por eso, para disfrutar de la verdadera cultura local, no basta con hospedarse en algunos de sus múltiples establecimientos; hay que salir, empaparse y respirar el aire puro, libre de estrés.  

Este pequeño rincón cubano, de reciente explotación turística, cuenta con una hotelería de primerísimo nivel, con instalaciones muy completas y con toda la onda de un espacio situado en la playa. Ejemplo de ello pueden ser sus lobbys abiertos a la brisa marina, los bares por doquier, los deportes acuáticos no motorizados incluidos en las tarifas y las opciones gastronómicas para todo tipo de paladares, como los restaurantes especializados en cocina italiana, japonesa, cubana e internacional.

No podemos dejar de nombrar la infaltable combinación de tragos con las bebidas características de la zona, como el ron cubano. Además de los famosos daiquiris y mojitos, la bebida se suele tomar con jugos de frutas, gaseosas, granadinas y otros licores coloridos y sabrosos que calman la sed de los visitantes a cualquier hora del día. 

Porque sí; en Cuba cualquier momento del día es ideal para tomar un trago y nadie se queda afuera. Incluso los amantes de la cerveza no estarán perdidos, ya que en la Isla existen dos buenas opciones; la Cristal, que es una variedad ligera y la Bucanero, que resulta un poco más fuerte.

La entrada: un camino digno de ver

El acceso al cayo es a través de una obra de ingeniería llamada “Pedraplén”. Se trata de una obra casi faraónica, que consistió en unir las islas con tierra firme. Para ello, sobre el mar se construyó una estrecha franja artificial a base de piedras, en la que corre una cinta asfáltica de 48 kilómetros. En la obra se tomó la precaución de dejar el paso libre entre ambos lados del mar a través de 46 puentes, para que la fauna marina y las mareas no encuentren trabas en su movimiento diario.

¿Cómo podemos llegar?

El acceso directo a los cayos Santa María, Los Ensenachos y Las Brujas es a través de la carretera que corre sobre el mar y que conecta con el Circuito Norte, en un punto situado a 3 kilómetros al este de Caibarién. Estos cayos también se conectan con el aeropuerto de Las Brujas, que sólo admite aviones de pequeño y mediano porte. Por su parte, la conexión internacional es a través del Aeropuerto Internacional de Santa Clara, situado a 110 kilómetros, que recibe vuelos desde Canadá, Argentina y Europa.

¿Cómo se dividen las playas?

Las secciones de playa están divididas por arrecifes de coral que se encuentran en la superficie. Todas las playas de Cayo Santa María son públicas; muchos de sus kilómetros poseen aguas cálidas y poco profundas, ideales para ir en familia y con niños. A fin de reducir el impacto ambiental en los pantanos, los hoteles tienen pasarelas para acceder a la playa. Algunas de ellas tienen hasta dos metros de alto. Las dunas y pantanos son defensas naturales contra los huracanes.

La parte oeste de la isla está dividida entre la Playa Canyon, de 400 metros; la Punta Madruguilla, de 200 metros y la Ensenada Punta Matamoros, de 300 metros. La sección noreste se conecta con la playa que lleva al hotel Sol Cayo Santa María. Más al este, se encuentra Piedra Movida.

Una experiencia inolvidable: la danza con delfines

Una visita obligada en Cayo Santa María es, sin lugar a dudas, el delfinario. Se localiza a 1 kilómetro de cayo Ensenachos y desde el 2011 abrió sus puertas al público, ofreciendo espectáculos con lobos marinos y delfines. Los visitantes pueden nadar con ellos en diferentes piscinas, lo suficientemente grandes para disfrutarlos y tomar fotografías. Se trata del delfinario más grande de América Latina y la experiencia es algo único que todos recordaremos por el resto de nuestras vidas.

Además, una de las opciones más lindas para realizar es tomar un catamarán para disfrutar del snorkel o los más osados pueden hacer buceo. Una de las paradas previstas incluye nadar sobre los restos de un antiguo barco, que puede verse a unos tres metros de profundidad y que está repleto de peces de todos los tamaños y colores. Inclusive llegan a observarse erizos de mar escondidos entre los corales.

Descubrir un mundo bajo el agua

En el cayo Santa María y en el Cayo Ensenachos hay una amplia variedad de excursiones, pero predominan las marinas por ser destinos de playa. Para el viajero es una gran oportunidad para descubrir la belleza de los Jardines del Rey. Las excursiones por bote y catamarán son desde la marina en Cayo las Brujas, a 15 minutos desde los hoteles.

Hace poco más de una década se han sumado numerosos atractivos naturales que invitan a visitar y disfrutar el cayo Santa María. Entre las opciones más recomendables el visitante podrá transitar por un mar de ensueños, recorrer parajes naturales con playas vírgenes, alojarse en hoteles de máximo confort, descubrir paisajes submarinos y realizar excursiones a otros destinos cercanos.

¡Sumate a nuestras redes!
Facebook
1.6k
X (Twitter)
1.7k
Instagram
5.6k
Enlace Turístico
por Canal Metro
Domingos 20:30 hs