Abr
2024
14
Apr
2024
14
Domingo partly_cloudy_day 22 °C

Tucumán: El Jardín de la República

Tucumán: El Jardín de la República

Compartí esta nota

Tucumán se ganó ese mote por su belleza extraordinaria y por ser el lugar donde se firmó la Independencia argentina el 9 de julio de 1816.

El primer circuito que debe recorrer el turista es la Ciudad Histórica, donde se sumergirá en las raíces de la provincia que vio nacer en sus calles a la Independencia. En este paseo, conocerá la famosa Casa Histórica de Tucumán –donde, efectivamente se realizó la firma de emancipación nacional-, la Plaza Independencia, museos y galerías de arte, iglesias empapadas de historia y callecitas de adoquines con color autóctono, entre otros de significativa importancia.

Pero la historia de Tucumán no comienza en 1816, sino que se remonta a su Primera Fundación, el 31 de Mayo de 1565, cuando el español Diego de Villarroel, por orden del gobernador Francisco de Aguirre fundó, en un paraje que los indios denominaban “Ibatín” la ciudad de San Miguel de Tucumán y Nueva Tierra de Promisión, sin imaginarse, en aquellos momentos que estaba dando vida a la capital de la futura provincia de Tucumán.

Pero, si bien es cierto que la ciudad, creada por Villarroel crecía aceleradamente, durante más de un siglo los reiterados ataques de los diaguitas, que defendían sus tierras ante la presencia de los españoles, sumados a las constantes inundaciones y las fiebres palúdicas, convencieron al Gobernador Díaz de Andino que debía solicitar al Rey Carlos II de España autorización para trasladar la ciudad a su emplazamiento actual, al pie del cerro San Javier. Es así como en septiembre de 1685 se concretó la mudanza.

Ciudad libertaria

En las primeras décadas del siglo XIX, Tucumán se sumó a los esfuerzos liberadores de los lazos con España. Sus habitantes apoyaron entusiasmados los sucesos de mayo de 1810, de los que surgió el primer gobierno argentino, y se enrolaron en el ejército que formó el General Manuel Belgrano para detener en el norte a los españoles que querían frenar el impulso revolucionario. Fue así como el gobierno tucumano guiado por Belgrano y su tropa, derrotó a los leales de la corona de España en la Batalla de Tucumán librada en su suelo el 24 de septiembre de 1812.

Cuatro años más tarde de la batalla, el 9 de julio de 1816, la Ciudad de San Miguel de Tucumán abrió las puertas de una de sus casas, conocida como “La Casita de Tucumán” o Casa Histórica, para que los representantes de las Provincias Unidas del Río de la Plata la utilizasen de congreso y declarasen su independencia de España.

Limón y azúcar

Pese a la fertilidad de sus tierras, Tucumán hizo de la industria azucarera la columna vertebral de su economía. Fue el Obispo José Eusebio Colombres, ilustre religioso tucumano, congresal de 1816 y refundador de la industria azucarera en la provincia quien desarrollo una labor destacada en esta área. Este religioso instaló en 1821 el primer trapiche azucarero que hubo en Tucumán realizado en madera de quebracho, que luego fuera reemplazado por el trapiche a vapor. En la década de 1950 llegaron a funcionar en la provincia 26 ingenios dedicados a la molienda del azúcar.

Tucumán es el principal productor mundial del limón. Cuenta con unas 25 plantas de empaque y la mayoría de su producción está destinada a abastecer el mercado internacional. Jugos concentrados, cáscaras secas, aceites y pectinas son los principales derivados que se comercializan.

La producción hortícola ocupa también un lugar preponderante. Es productora de lechuga, arvejas, pimientos, chauchas, porotos, soja, maíz, papa, palta, frutilla y arándanos.

El origen del nombre 

Como sucede en muchos lugares, el tiempo hizo que la tradición oral no guardase fielmente el origen del nombre de Tucumán, por lo que no se ha podido establecer con exactitud el verdadero significado de esta voz.

Algunos historiadores, como Manuel Lizondo Borda, aseguran que proviene de la voz quechua (idioma oficial del imperio Inca) “yucuman”, que significa "lugar donde nacen los ríos”, aunque hay otros que sostienen que proviene de la lengua tonocotés (hablada por uno de los pueblos originarios que habitaron la provincia) y habría designado el nombre de un pueblo indígena de la región.

Otros la relacionan con el nombre de un Poderoso Cacique llamado “Tucumnhao”, voz quechua que traducida significaría “país del algodón”. Hay quienes afirman que podría ser una voz de la lengua Kakana (hablada por los indios diaguitas) que significa agua, río o bañado. 

Si te interesa saber más de Tucumán, te recomendamos leer: "Tucumán te invita a que lo disfrutes desde casa".

¡Sumate a nuestras redes!
Facebook
1.6k
X (Twitter)
1.7k
Instagram
5.6k
Enlace Turístico
por Canal Metro
Domingos 20:30 hs