Jun
2024
25
Jun
2024
25
Martes foggy 9.1 °C
Termas nacionales

Viví los feriados en aguas calientes

Se vienen dos fines de semanas largos y próximamente las vacaciones de inviernos, momentos ideales para hacerse una escapada en busca de aguas termales. ¿Te animás a escaparte?

11/06/2024 10:51 Hs.

Termas nacionales

Viví los feriados en aguas calientes

Se vienen dos fines de semanas largos y próximamente las vacaciones de inviernos, momentos ideales para hacerse una escapada en busca de aguas termales. ¿Te animás a escaparte?

Compartí esta nota

El dato es muy atractivo, 20 de las 23 provincias presentan las más variadas opciones para conectar con el bienestar, la distensión y la naturaleza. Las termas son un pasaje de ida hacia la desconexión de la rutina diaria y la conexión con uno mismo. El cuerpo empieza a relajarse, la mente se despeja y se vive al 100% la definición de wellness, el estado de sentirse bien. Esa es la promesa de uno de los fenómenos más atractivos de la Argentina. 

Las antiguas civilizaciones ya utilizaban este método para prevenir y curar enfermedades. De hecho, hay registros que se remontan al 200 a.C en países como Grecia, Italia e India. Las aguas provienen de capas subterráneas de la Tierra y, al emerger a la superficie, lo hacen a temperaturas más cálidas. En el trayecto recolectan distintos minerales del suelo. Hierro, sodio, calcio y magnesio son algunos de los protagonistas de la ecuación, que ponen en evidencia los cientos de beneficios que aportan al cuerpo humano. Mejoran la circulación sanguínea y el proceso metabólico, eliminan toxinas, estimulan al sistema inmunológico, aumentan la producción de endorfinas, relajan la tensión y disminuyen los dolores musculares. 

Desde hace años que  nuestro país se destaca por el gran número de termas que tiene en Latinoamérica.  Se trata de más de 200 fuentes que los visitantes pueden explorar. 

Termas de Fiambalá, Catamarca: “Agua que penetra en la montaña”. Ese es el significado detrás del nombre de esta perla correntina. Las elevaciones rocosas envuelven uno de los atractivos turísticos más interesantes de la provincia: sus Termas de Fiambalá. Catorce piletas naturales se imponen en la ladera de la montaña a temperaturas que van de los 38º C hasta los 70º C, construidas de forma tal que se mimetizan con el entorno. Las propiedades minerales son perfectas para los problemas digestivos, respiratorios, reumáticos y de la piel. Un oasis para alimentar el espíritu a 1550 metros sobre el nivel del mar. 

Termas de Río Hondo, Santiago del Estero: La urbe con más aguas termales del continente encontró su lugar en el podio a base de hoteles, servicios recreativos y prácticas de wellness orientadas a brindar una vivencia gratificante. Las aguas carbo ionizadas ayudan a crecer las células, mejoran la actividad orgánica, alivian reumatismos, problemas respiratorios, eczemas en la piel y mejoran la circulación.

Termas de Federación, Entre Ríos: La capital nacional de aguas termales tiene experiencia de sobra en la materia: 15 centros se distribuyen en las distintas localidades que componen la provincia de Entre Ríos. Con una profundidad de 1260 metros y temperaturas de 37° a 45°, las Termas de Federación se inauguraron en 1995 y fueron la primera perforación termal de la Mesopotamia argentina. Las piletas de agua regalan momentos que combinan relajación con diversión: hay un parque acuático, un spa y hasta piscina semiolímpica. ¿Un dato curioso? Fluyen más de 450 mil litros de agua por hora. 

Termas alternativas: el otro costado del circuito: El NOA y la Patagonia dicen presente en la propuesta. Los paisajes naturales ya son suficientes para cumplir el cometido, pero las termas reafirman lo que ya es de conocimiento mundial: siempre es una buena idea viajar hacia el norte y el sur del país. De colores intensos, paisajes alucinantes e históricas, estas son algunas alternativas que se pueden descubrir en el territorio nacional:

Termas de Reyes, Jujuy: Una quebrada muy típica norteña y charcos de agua que se asoman en la panorámica. El cuadro se compone de pinceladas verdes, cerros y caminos serpenteantes, pero el protagónico lo tienen las piscinas de aguas termales que alcanzan hasta los 50° de temperatura. A 19 kilómetros de la capital de Jujuy, las Termas de Reyes ofrecen una alternativa en contacto con la naturaleza y con la tranquilidad de la provincia. Las aguas son hipertermales, con una salinidad baja, sulfatadas y bicarbonatadas sódicas; todo lo necesario para estimular las defensas, eliminar toxinas y reactivar el metabolismo.

Termas de Copahué, Neuquén: Diez mil metros cuadrados reúnen minerales naturales repletos de beneficios: aguas, fangos, vapores y algas se combinan en un mismo lugar y dan origen a unas termas únicas en el mundo.  Su ubicación, a los pies de la Cordillera de los Andes, las posicionan como uno de los grandes imperdibles en el circuito termal (y en la provincia de Neuquén). Sus aguas son de origen volcánico. En invierno el espectáculo es aún más tractivo ya que los visitantes pueden zambullirse en las cinco lagunas observando picos nevados y elevaciones vestidas de blanco.

 

Rosario de la Frontera, Salta: A 174 kilómetros de la capital se encuentra un oasis ideal para hacer una pausa. Emplazadas en un hotel de 1880, la calidad de sus aguas aporta propiedades curativas a más de 3000 metros de profundidad, con grados que llegan hasta los 99°. El entorno natural se combina con los servicios propios de un alojamiento de primer nivel, y el resultado son siete tipos de baños termales que se disfrutan en cada habitación del hotel, además de piscinas externas y otros tratamientos como baños de vapor sulfurosos y baños de barro. 

 

De estos temas se habla en esta nota
termas
complejos termales
¡Sumate a nuestras redes!
Facebook
1.6k
X (Twitter)
1.7k
Instagram
5.6k
Enlace Turístico
por Canal Metro
Domingos 20:30 hs