Abr
2024
14
Apr
2024
14
Domingo rainy 21 °C

Bariloche, una de las más bellas postales

Bariloche, una de las más bellas postales

Compartí esta nota

Pocos nombres se asocian más a un destino que el del arquitecto Bustillo, quien dejó su impronta en toda la ciudad de Bariloche. No hay visitante que no se detenga a admirar el Centro Cívico, la Catedral y el Hotel Llao Llao, un legado que ha trascendido estilos y décadas, generando la admiración y el respeto por su grandiosidad a conocedores y neófitos.  Pero convengamos que pocos de quienes recorren la plaza del Centro Cívico sabrían decir con exactitud el nombre de pila del genial diseñador y porqué su nombre quedó asociado por siempre a obras tan monumentales.  

Tal vez sea el tiempo de reconocer su creatividad y lo valioso que fue para el desarrollo turístico de Bariloche. 

Como empieza todo

Fue en 1924, cuando se crea el Parque Nacional Nahuel Huapi en tierras donadas por el Perito Francisco Pascacio Moreno, que se asoció al turismo como la alternativa de uso más manejable y contribuyente a la conservación del medio ambiente natural en el área del Lago Nahuel Huapi.

Uno de los presidentes de Parques Nacionales más destacado fue Exequiel Bustillo, quien adhería a la misma idea que Moreno sobre el valor que la actividad turística tendría para preservar el medio ambiente. Fue pensando en cómo atraer a los turistas a la ciudad de Bariloche que le encargó a su hermano, Arquitecto y pintor, Alejandro Bustillo, el diseño de un hotel que pudiera alojarlos con comodidad en la inmensidad del Parque Nacional. 

Así nace el primitivo hotel en la península Llao Llao, entre los lagos Nahuel Huapi y Moreno. Su proyecto fue seleccionado en un concurso público, aunque cuestionado por su parentesco con el presidente de Parques Nacionales, aunque el estilo era el que más se adaptaba a las características de la región según el jurado seleccionador. 

La construcción comenzó en 1936, y la obra fue realizada enteramente en madera y piedra, y su techo cubierto de tejuelas de alerce. Para que los pasajeros pudieran apreciar el entorno, fueron construidos balcones, terrazas y grandes ventanas.

El hotel fue oficialmente inaugurado el 8 de enero de 1939, pero lamentablemente no duró mucho, el 29 de octubre de ese mismo año, un incendio destruyó casi por completo las instalaciones. 

El accidente no desanimó a los hermanos Bustillo que se pusieron de inmediato a reconstruirlo, esta vez utilizando menos maderas y más piedras para hacerlo más resistente ante una situación como la vivida antes. Un año más tarde el hotel volvía a abrir sus puertas ganando fama por sus instalaciones y por el privilegiado entorno que aún sigue cautivando a los viajeros del mundo entero.    

Más aportes de Bustillo

Bariloche tuvo que progresar rápidamente como ciudad para recibir a los visitantes que llegaban a alojarse en el lujoso hotel para lo cual hubo que dotar a la población de agua corriente y cloacas, pavimentándose las primeras 12 cuadras.

Alejandro Bustillo, esta vez junto a su discípulo, el arquitecto Ernesto De Estrada, realizaron el proyecto del Centro Cívico inaugurado el 17 de Marzo de 1940. Alrededor de la plaza denominada Expedicionarios al Desierto, se ubicaron los edificios de la Comisaría, el Correo y telégrafo (hoy sala de exposiciones), la Aduana (hoy en otro lugar), el edificio de Turismo, Municipalidad, Museo y la Biblioteca.

Bustillo ofreció hacer sin costos el proyecto de la Catedral de Bariloche que se distingue por sus muros de piedra y techos negros. El edificio tiene forma de cruz latina, con la cabecera orientada hacia el Este, para que el sol ilumine su interior desde el comienzo del día. 

De los vitrales que la adornan se sabe que fue el propio presidente de Parques Nacionales, Exequiel Bustillo, el encargado de conseguir los fondos para adquirirlos y consensuar con el Obispo de Viedma, monseñor Essandi, la temática que le pedirían al artista que los realizaría. Finalmente acordaron que se vinculará a las imágenes con semblanzas regionales. Allí se pueden ver además de una imagen de Nuestra Señor del Nahuel Huapi, patrona del templo, los aborígenes de la región, el padre jesuita Nicolás Mascardi, fray Francisco Menéndez, el general Julio A. Roca, Ceferino Namuncurá, el primer cura de Bariloche padre Milanesio, y hasta los arquitectos del templo: Alejandro Bustillo representado como San Rafael y Miguel Ángel Césari, como San Miguel Arcángel.

Otras obras 

La Capilla San Eduardo es una de las clásicas fotos de quienes visitan la ciudad. Ubicada en el kilómetro 25 de la Avenida Bustillo, se destaca en lo alto de una colina que tiene de fondo al mismísimo Hotel Llao Llao. 

DCIM/100MEDIA/DJI_1427.JPG

Fue construida en el año 1938 con una base de piedra y troncos de ciprés que rodean la planta rectangular, con cubierta de tejuela de madera a dos aguas y torre con aguja. 

También fue el creador de otros importantes edificios como la hostería Isla Victoria y la residencia El Messidor, inspirada en un castillo del sur de Francia.

Si querés saber más de este destino, te recomendamos leer: "Viajo con el paladar: Bariloche". "La nueva propuesta virtual de Bariloche". "Así se renueva Bariloche durante la cuarentena".

¡Sumate a nuestras redes!
Facebook
1.6k
X (Twitter)
1.7k
Instagram
5.6k
Enlace Turístico
por Canal Metro
Domingos 20:30 hs