Porqué no debemos avergonzarnos por volar

George Novak, presidente de la Asociación Nacional de Transportistas Aéreos de los Estados Unidos, aporta una visión distinta acerca de la polémica generada por el movimiento “Flygskam” (vergüenza de volar).

A pesar de que la reciente temporada de viajes vacacionales batió récords en los Estados Unidos, el concepto de “Flygskam”, o “vergüenza de volar”, está ganando terreno en Europa. Gracias a la defensa ambiental de activistas como la joven sueca Greta Thunberg, se le dice al público que evite los aviones y en su lugar use el transporte terrestre masivo. Tienen razón en que necesitamos hacer nuestra parte para reducir las emisiones de carbono. Es sólo que elegir un viaje en tren o autobús en lugar de un vuelo no siempre es lo más amigable para el ambiente.
Demonizar las aerolíneas, que proporcionan transporte seguro y rentable, no tiene mucho sentido. Desde aeronaves construidas principalmente con compuestos más livianos y motores cada vez más eficientes en combustible, hasta el uso de biocombustibles de aviación, la industria aerocomercial busca constantemente formas de mejorar el rendimiento. Y las aerolíneas están trabajando con agencias, como la FAA, para diseñar rutas de vuelo más directas y eficientes en combustible. Esto es simplemente un buen negocio, ya que el consumo reducido de combustible reduce los costos y las emisiones de CO2.

Aún así, vale la pena hacerse la pregunta: ¿Existen alternativas viables para viajar en avión a puntos domésticos en los Estados Unidos? Hace poco hice un viaje de negocios de Washington a St. Louis en tren para poner a prueba los principios de “Flygskam”. Los resultados fueron reveladores.
Si aceptamos una cifra ampliamente citada de que los ferrocarriles producen un 30% menos de CO2 por pasajero-milla, debemos examinar las rutas que toman para entregar pasajeros a sus destinos en los EE. UU. Un viaje en tren con frecuencia requiere más del 30% de millas que un vuelo, erosionando rápidamente el argumento de las emisiones de carbono por pasajero milla.
En este caso, tomé un tren nocturno a través de Chicago para llegar a St. Louis, un viaje de ida de 1,094 millas. (1.760 km). El viaje emitió 150 kg (330 lb) de CO2 y duró 28 horas, incluyendo 5 horas de escala en Chicago. Un vuelo de regreso punto a punto sólo requería 720 millas, a un costo de 114 kg de CO2, y tomó alrededor de 3 horas, incluido el embarque y el rodaje. Entonces, el viaje en tren no solo tardó nueve veces más y costó más, sino que produjo un 32% más de emisiones de carbono. Esto no es una crítica hacia Amtrak. Pero si estamos prefiriendo los trenes por sobre los aviones para salvar el medio ambiente, estamos fallándole miserablemente a nuestro planeta.

Acela at B&P Tunnel

Por supuesto, los ambientalistas argumentarán que una red ferroviaria de alta velocidad es más amigable con el medio ambiente. Esto ignora los cientos de miles de millones de dólares que se necesitarían para construir una red ferroviaria transcontinental de alta velocidad en los Estados Unidos, la producción masiva de carbono requerida para dicha construcción y los problemas topográficos y el desplazamiento de la población necesarios para construir rutas ferroviarias directas.
En pocas palabras, el transporte público masivo no es una alternativa viable y efectiva al transporte aéreo en gran parte de los EE. UU., particularmente porque la red aeroportuaria existente ya está en su lugar, y el gobierno de los EE. UU. ha estado trabajando con todos los interesados en la comunidad de la aviación para hacer de los vuelos un viaje más seguro, más eficiente y más limpio.

En lugar de ser recompensados por proporcionar un transporte aéreo seguro, asequible y ecológico, la industria de la aviación está bajo ataque. Los reguladores están examinando dictar normas para eliminar asientos que proporcionen espacio adicional para los pasajeros. Tal regla amenaza consecuencias no deseadas para el medio ambiente. Si vuelan menos pasajeros por avión, se requerirán más vuelos, lo que conducirá a la producción de más emisiones de CO2. Ese tipo de regulación también podría conducir a la eliminación de rutas marginalmente rentables que sirven a áreas menos pobladas y obligan a los posibles pasajeros a conducir largas distancias.
Deberíamos trabajar juntos para garantizar que la industria de la aviación de EE. UU. pueda cumplir los ambiciosos objetivos de reducción de CO2 con los que ya se ha comprometido. En una declaración de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo hace una década, la industria de la aviación estableció: “tres objetivos secuenciales para el transporte aéreo: (1) una mejora anual promedio de 1.5% en la eficiencia del combustible de 2009 a 2020, (2) un crecimiento neutral en carbono a partir de 2020 y (3) una reducción absoluta del 50% en las emisiones de carbono para 2050”. No tomamos ese compromiso a la ligera.

Al final, mi experimento aislado me enseñó varias lecciones. El tren de pasajeros tiene un lugar para rutas muy transitadas y más cortas, como en el concurrido Corredor Noreste que conecta Washington y Nueva York. Sin embargo, el transporte aéreo sigue siendo la opción más segura, más eficiente en consumo de combustible y más ecológica para gran parte de la población de EE. UU. Nuestra nación no puede permitirse socavar la viabilidad de su red de transporte más segura y eficiente.
Amo la Tierra, y ciertamente no me da vergüenza volar. Tampoco debería avergonzarse nadie.

Fuente: https://aviationweek.com 04/02/20

05/02/2020

Artículos relacionados

Turismo La Pampa fiscaliza alojamientos

Turismo La Pampa fiscaliza alojamientos

La Secretaría de Turismo de La Pampa, a través del área de calidad y fiscalización, estuvo realizando inspecciones anuales en los alojamientos de la localidad de Victorica. El organismo es la autoridad de aplicación de la oferta de alojamientos turísticos quienes en...

“Rutas del Fuego”, un producto binacional

“Rutas del Fuego”, un producto binacional

El presidente del Instituto Fueguino de Turismo, Dante Querciali, participó de la presentación en la ciudad de Río Grande del Proyecto "Rutas del Fuego", un circuito binacional turístico en la Isla Grande de Tierra del Fuego. En el encuentro estuvieron tambien...

La ITB pone foco en el Turismo Sostenible

La ITB pone foco en el Turismo Sostenible

Del 5 al 7 de marzo, la ITB de Berlín vuelve a ofrecer una plataforma para promover la igualdad social y la responsabilidad ecológica en el turismo. La ITB de Berlín, la feria de viajes más importante del mundo, hace campaña activamente por la igualdad social y la...

Ciudadanos Viajeros es tu sitio web de turismo, viajes, cocaciones y más. Te traemos las últimas promociones y tendencias en viajes.

Recibí todas las novedades y ofertas en tu correo